lunes, 11 de mayo de 2009

Principales trastornos sexuales femeninos



 
 

Enviado por Gonzonet a través de Google Reader:

 
 

vía Blog de Salud y Belleza de Alejandro Castellón el 11/05/09

mujer sexy

Hablar de sexo sin tapujos es una de las metas que se debe plantear una sociedad avanzada como la nuestra. Mostrar sus problemas o logros, es una cuestión que deberíamos afrontar con más naturalidad, como en este blog de salud hacemos. Uno de los temas que tenemos entre manos (no seáis mal pensados) es el de los principales trastornos sexuales femeninos.

Lo mejor que puedes hacer es dejarte llevar para evitar cargar con pesadas losas y darlo todo, porque el sexo es fuente de vida y hacer el amor es necesario para dar un poco de sentido a esta vida loca.

Por sistema, aunque nunca se deba generalizar, las mujeres suelen tener más trastornos sexuales que los hombres, porque inevitablemente somos distintos. Los hombres suelen excitarse con la mirada, y a la mujer le cuesta más alcanzar la excitación, pero claro, cuando lo consiguen, …

Precisamente la excitación es uno de los trastornos sexuales femeninos, cuyas causas pueden ser muy variadas: problemas sociales, desconocimiento del cuerpo, falta de motivación, depresión, haber sufrido una educación muy restrictiva, etc. El trastorno en la excitación se puede apreciar con la falta de lubricación, la falta de deseo sexual o la inoperancia sexual.

mujer orgasmo

En la misma línea de nos podemos encontrar con los orgasmos inhibidos como otro trastorno sexual femenino. Ya no se trata de falta de excitación, sino que teniendo un fuerte estímulo, hay mujeres que no son capaces de llegar al orgasmo. Hay varias causas que pueden motivar este hecho, como la propia ansiedad por alcanzar el orgasmo, la falta de estimulación, falta de compenetración con la pareja, un exceso de autocontrol del cuerpo (ya sabes, déjate llevar), etc.

Otro trastorno sexual femenino muy común es el vaginismo. Se trata de esos espasmos musculares que sufren las mujeres en la zona de la musculatura pelviana, y que suele ser doloroso. La tensión durante la penetración, ansiedad o recuerdos de malas experiencias sexuales pueden llevar a esta situación. Insisto en que lo mejor es dejarse llevar.

Podríamos cerrar esta rueda de principales trastornos sexuales femeninos con la dispareunia, que es el dolor en general.


 
 

Cosas que puedes hacer desde aquí: